¿Cómo es el proceso de recolecta de nuestras naranjas: “Naranjas LUNA”?

Comments off 139 Views0


En Naranjas Luna queremos explicarte de manera breve, sencilla y amena el proceso de recogida de nuestras naranjas y para ello queremos compartir contigo esta tarea acercándote un poco más a nuestros campos a todas las personas que disfrutan de este cítrico “nuestra naranja”.

El proceso de recogida de nuestros productos, tanto las naranjas como las mandarinas, se recogen en su momento más óptimo, siendo recolectadas cada mañana cuando el rocío se ha secado, ya que nuestra fruta nunca se recoge mojada o húmeda porque podría echarse a perder muy pronto. Algo que aunque no lo parezca, puede ser complejo de llevar a cabo, pero con tacto y estima se obtienen unas naranjas apetecibles, deliciosas, exquisitas y jugosas.

Para recolectar nuestras naranjas y mandarinas, utilizamos un utensilio tan útil como los alicantes. Se recogiéramos nuestras naranjas tirando de ellas se podrían despezonar y se pudrirían antes. Lo que hacemos con nuestras naranjas es cortarlas para que el pezón quede sano, dejando el rabito del cítrico lo más corto posible para que no pueda pinchar a otras naranjas o fruta una vez las introduzcamos en el embalaje o caja.

Siempre garantizamos la calidad de nuestros cítricos, con el fin de que lleguen con un aspecto natural a su destino.

Realizamos siempre un proceso de selección de nuestras naranjas, para diferenciarlas entre las que son naranjas para zumo y las naranjas de mesa, separándolas por su tamaño y aspecto. Tanto unas naranjas como otras provienen de los mismos árboles, teniendo la misma calidad, pero la diferencia estriba en el aspecto.

Las naranjas de calibre más pequeño son las que utilizamos para hacer zumo de naranja y las naranjas de calibre mayor, con una piel más perfecta son las que ofrecemos para su destino como naranjas para mesa, pasando las otras también a ser naranjas para zumo.

Al ser un proceso manual, es posible que de un pedido a otro se pueda percibir alguna diferencia en el sabor y maduración de nuestros cítricos, algo que sin lugar a dudas es una prueba más de la artesanía y tradición con la que en Naranjas Luna hacemos nuestro trabajo.

Blog – Naranjas LUNA